Después de aquel día

Escrito por diazepan medina sin comentarios
Ordenado en : Sin categoría Palabras claves : ninguna

Después de aquel día me fui en tren a casa
Y no paraba de llorar
Me tomé unas pastillas, dejé una nota escrita
Y boca abajo me eché a dormir
Desperté en una sala de hospital rodeado de gente
Y me volví a sentir mal
Y es que tras aquel incidente ya no quería vivir
 
Al volver a casa, mis anónimas compañías
Aparecieron en persona
Querían seguir ocultando su rostro y nombre
Pero querían intimarse conmigo
Pero esa actitud de anonimato y cercanía
Solo me dio ataques de estrés
Y al pasar la locura todos estábamos llorando
 
Y es que sus buenas intenciones causaban mi infierno
pero sus lágrimas escapando del pixelado
eran tan nítidas que por una vez mi corazón daltónico
pudo adivinar que sentían piedad por mi
y los abracé un largo rato.
 
Ya no me hacen pasar ansiedad y vergüenza
Aunque ellos siguen ocultos
La gente me ha tratado bien y al notarlo
Siento que ya puedo decirte:
Por mostrar tu cara en una camiseta ante las cámaras
E irme enojado del estudio
No espero que me llegues a perdonar
Pero de verdad lo siento.

La revolución no será televisada (versión de Diazepan Medina)

Escrito por diazepan medina sin comentarios
Ordenado en : Sin categoría Palabras claves : ninguna

Da lo mismo el contrato de banda ancha,
que la busques en netflix, en youtube o en rojadirecta
o esperando una repetición en Direct TV.
Olvídate de ponerte cómodo y picar.
La revolución no será televisada.
 
La revolución no será televisada.
La revolución no te la va a traer Pedidos Ya
con un descuento del 15 por ciento.
La revolución va a tener menos rating
que Tinelli haciendo el baile de caño al ritmo de Cannibal Corpse
y haciendo un striptease con closeups del pelo púbico
porque obvio, la revolución no será televisada.
 
La revolución no la ponen ni en Cinemateca
ni la protagoniza Adrian Suar con Francella
ni El Piñe con Claudia Fernandez.
La revolución no acumula puntos para cambiar por regalos.
La revolución no presta efectivo al toque.
La revolución no facilita el pago de multas.
La revolución no será televisada, pelotudo.
 
No va a haber imágenes tuyas con Irma Leites
llenando una molotov con Château Lafite Rothschild
ni tampoco tocando el bandoneón en la banda del club naval
de corazones indultados del Sargento Medina.
Factum no va a poder predecir ni el clima
ni va a haber móviles desde el exterior.
La revolución no será televisada.
 
Tampoco va a haber imágenes de policías
golpeando perroflautas al son de Glenn Miller
Tampoco de treinta okupas cagados hasta las patas
siendo desalojados del centro en un vagón
con todo un barrio pidiendo rifle sanitario.
No habrá cámara lenta, ni instantáneas de animalistas
siendo penetrados analmente
por cuatro caballos de ganadería Gallinal
que habían sido entrenados justo para esa ocasión.
 
El clásico del domingo, el millón salvado y tres cadáveres
van a chupar los huevos de mil gallinas
y a las mujeres tampoco les va a importar
a donde va a llegar el dinero de la Teletón
porque la gilada estará en la calle persiguiendo pokemones.
La revolución no será televisada.
 
No habrá ni puesta a punto,
ni imágenes de mujeres liberales con sobaco peludo y oloroso,
ni de Mujica diciendo que no seas nabo.
El tema de la canción no será escrito
por Silvio Rodriguez ni por Palito Ortega
ni será cantado por Natalia Oreiro,
ni Mercedes Sosa, ni el Reja, ni 2 minutos.
La revolución no será televisada.
 
La revolución no ocurrirá justo después
de una noticia sobre un ruido blanco,
un viernes negro, un submarino amarillo
o un terror rojo... o incluso un vaquero mestizo,
un gato pardo o un disco de zambo.
No tendrás que preocuparte por el fulano guiñando,
ni por una mano en la cintura,
ni por un vintén en el almacén.
La revolución no se quita con agua.
La revolución no te hará avivar jamás
ni de comprar en Macro Mercado.
La revolución te llevará de cabeza contra un árbol.
 
La revolución no será televisada.
No está en la calle, ni donde los ojos vean.
La revolución no se repite.
La revolución está en vivo.

Acá no

Escrito por diazepan medina sin comentarios
Ordenado en : Sin categoría Palabras claves : ninguna

Aquí neblinea a veces
Aquí neceando apareces
Aquí necesito un parate
De aquí a necrosar vete
 
Aquí negás lo que tu hacías
Aquí negociabas la muerte
Aquí negreabas a los guías
Aquí negrecerá tu suerte
 
Porque para juntar a tu pelotón
Acá no.

Por aquí pasó

Escrito por diazepan medina sin comentarios
Ordenado en : Sin categoría Palabras claves : ninguna

Por aquí pasó el verdugo
Con su hacha afilada
Acompañado del censor
Con sus tijeras de plata
Y además, un panadero
Con gas pimienta en lata
Cuatro iluminadores
De los que ciegan miradas
Un fotógrafo frustrado
Con la cámara estropeada
Un otario que se hace
El que no entiende nada
Un fabricante de ropa
Pa la nueva temporada
Un voyeur que se está haciendo
Una soberana paja
Un crítico musical
Que no encuentra sus palabras
Una crítica de cine
Que quedó convulsionada
Inocentes difundiendo
Las obras recomendadas
Un curioso imprevisto
Su inocencia regalada
Los temblores en los dedos
La presión más elevada
Golpes de curiosidad
Que a otro gato matan
Otro ataque de ansiedad
Y el tiempo para calmarla
Y tú, un descarado
preguntando qué me pasa.

Desalojo

Escrito por diazepan medina sin comentarios
Ordenado en : Sin categoría Palabras claves : ninguna

Hacia la casa de rojo
Ya se acercan los infantes
De mirada perturbante,
Vista desde el cerrojo
Del portón. Con gran enojo
Los ocupas habitantes,
Reciben la fulminante
Noticia de desalojo.
 
Justo en ese momento
Cubrió el asentamiento
Llamaradas tan gigantes
¿Qué era lo que pensaban?
¿Que a la fuerza arrastraban
Los fiambres ocupantes?

Sindicación RSS de los artículos